PROYECTO EDUCATIVO

Queremos conseguir que, en el desarrollo cognitivo del niño, este asuma los conocimientos de una manera SIGNIFICATIVA y VIVENCIAL.

Que hagan vida con la fe que les mostramos, sintetizando fe (el credo), con su celebración (la liturgia) y nuestra vida (la Caridad, virtud del amor de Dios)

Para conseguir este objetivo hemos de utilizar recursos actuales y, al mismo tiempo, agradables. Un conocimiento es adquirido por el cerebro humano mucho mejor de una manera visual, vivencial; que si solo es memorizado.

Al mismo tiempo los acompañaremos en su camino hacia el conocimiento y el amor de Dios. Sin prisas y respetando el ritmo de cada niño y de cada familia.

Daremos también formación a los catequistas para que se llenen de entusiasmo con su labor y oigan la llamada a ser testigos del Misterio.